Blogia
Izquierda Socialista de Zamora por la defensa de los Derechos Humanos

Los CASTAÑOS. PROPUESTA RESOLUCION para realizar inspecciones fitosanitarias

20060302115535-im000808castano.jpgAna M.ª Muñoz de la Peña González, Emilio Melero Marcos, Elena Diego Castellanos y José Miguel Sánchez Estévez, Procuradores pertenecientes al GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA de las Cortes de Castilla y León, al amparo de lo establecido en los artículos 162 y siguientes del Reglamento de la Cámara, presentan la siguiente PROPOSICIÓN NO DE LEY para su debate y votación ante la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible.

ANTECEDENTES

El castaño es un árbol de gran longevidad, de majestuoso porte, con copa recogida y frondosa, destinado a la producción de madera y como frutal, se trata de una especie longeva y centenaria que puede alcanzar alturas de 30 metros.
La corteza es pardo-rojiza y lisa en los ejemplares jóvenes, volviéndose en los viejos pardo-grisácea, gruesa y profundamente asurcada.
La superficie arbolada de Castilla y León supone el 31,6%. Del total de superficie arbolada las frondosas ocupan 1.040.000 ha, y de ellas el castaño ocupa apenas 9.000 ha, según datos del Mapa Forestal de España.
La masa arbolada de Castaños (Castanea sativa) en Castilla y León representa el 1%, cantidad que puede
considerarse a nivel regional no muy significativa, sin embargo, sí es relevante ya que se encuentra concentrada en las provincias de Salamanca, en la parte suroeste, en el noroeste de Zamora, en la comarca del Bierzo el León, y una pequeña parte en Ávila.
Su aprovechamiento corresponde en un 50 por 100, aproximadamente, a monte bajo, un 41 por 100 a árbol
frutal cultivado y un 9 por 100 a monte alto de madera. Los castaños padecen dos enfermedades que les afectan de forma mortal, las plagas de los hongos "Phytophthora cinnamomi Rands" y "P. Cambivora
(Petri) Buis" que ocasionan la conocida enfermedad denominada como "tinta del castaño". Se trata de hongos
semiparásitos que vive sobre las partículas de materia orgánica del suelo, siendo transportados con la tierra a grandes distancias por el hombre y los animales.
Las primeras señales que nos pueden indicar la aparición de la enfermedad consisten en el amarillamiento de las hojas, principalmente las de los extremos de las ramas. Las ramillas y brotes terminales van muriendo paulatinamente, acabando lentamente con el árbol en unos años.
El hongo "Endothia parasítica" produce una enfermedad conocida con el nombre de "chancro" penetra en los castaños a través de las heridas de la corteza o picaduras de insectos.
Los primeros síntomas suelen aparecer un mes después de comenzar la infección. En un punto del tronco o de una rama aparecen unas zonas pardo amarillentas de contorno irregular. Posteriormente, se resquebraja la corteza, irrumpiendo a través de la misma unas pequeñas pústulas de color amarillo-anaranjado.
Como consecuencia del ataque se taponan los vasos conductores de savia, produciendo la pérdida total del árbol de una manera rápida.
Es una enfermedad que se propaga rápidamente debido a que el hongo produce, durante todo el año, grandes cantidades de conidios, que son transportados por la lluvia, pájaros e insectos.
A pesar de que a los castaños les afectan otro tipo de enfermedades y plagas, no son tan virulentas como la tinta o el chancro, ya que estas producen la muerte del castaño.
Los castaños de nuestra comunidad no son ajenos a esta enfermedad, hay zonas, como la Sierra de Francia o la Sierra de Béjar en la provincia de Salamanca en las que están paulatinamente desapareciendo y algunas en
las que ya apenas quedan ejemplares como la zona de San Miguel de Robledo que se han secado el 80% en los últimos 10 años.
La función ecológica, ambiental, económica y social que cumplen los bosques es indiscutible, así como,  según las especies la configuración de la biodiversidad y paisaje característico de cada una de las zonas.
Debemos garantizar la preservación del medio natural, del hábitat y las especies que son características de cada zona y que conforman nuestro patrimonio natural, su conservación y mejora redunda directamente
en la población.
Reconociendo la dificultad que entraña los tratamientos de ambas enfermedades, sí existe la posibilidad de tratamientos localizados mediante funguicidas al suelo y tratamientos biológicos.
Por otra parte la prevención y evitar la transmisión es fundamental mediante la realización de prácticas adecuadas de poda y laboreo.
Si bien la Junta de Castilla y León, recientemente, ha adoptado medidas para luchar contra la plaga del
Chancro, no lo ha hecho así contra la enfermedad de la Tinta del castaño, que resulta igualmente mortal.
Con el fin de evitar su degradación, progresivo deterioro y posible pérdida de los castañares de nuestra
Región.
Se formula la siguiente PROPUESTA DE RESOLUCIÓN:


"Las Cortes de Castilla y León instan a la Junta de Castilla y León a;
1. Realizar inspecciones fitosanitarias en los castañares de la Comunidad Autónoma con la finalidad
de obtener un diagnóstico del nivel de afectación de la plaga de la tinta de los castaños.
2. Realizar campañas informativas, en las zonas afectadas, para dar a conocer y aplicar las actuaciones, las medidas preventivas y las prácticas necesarias que deban adoptarse, para frenar la transmisión de las plagas.
3. Elaborar y ejecutar un programa de actuación de tratamientos, para la cura y saneamiento de las masas
arbóreas afectadas.
4. Proceder a la repoblación de la especie".
Fuensaldaña, 9 de diciembre de 2005.
LOS PROCURADORES,
Fdo.: Ana M.ª Muñoz de la Peña González
Emilio Melero Marcos
Elena Diego Castellanos
José Miguel Sánchez Estévez
EL PORTAVOZ
Fdo.: Ángel Villalba Álvarez

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres